Una voz no callará, mientras diga la verdad

“Podrán matar al profeta, pero su voz de justicia no. Y le impondrán el silencio, pero la historia no callará” 
Yolocamba Itá

“Sentimos que estamos muy cerca de su beatificación, todos los signos nos indican que esa fecha se acerca, esperamos tenerlo muy pronto en los altares y como salvadoreños debemos sentirnos alegres al recordar toda la obra de monseñor Romero” , Obispo auxiliar de San Salvador, Mons. Gregorio Rosa Chávez.

En marzo de 2010, el presidente salvadoreño Mauricio Funes, terminó con el silencio oficial sobre el asesinato de Romero durante los 20 años de los gobiernos de derecha que terminaron en junio de 2009, y a nombre del Estado salvadoreño pidió perdón por el asesinato.

Una Comisión de la Verdad, creada por la ONU en 1993, y posterior a un proceso de investigación, culpó de la autoría intelectual del magnicidio de Mons. Romero al líder ultraderechista y fundador del partido ARENA, Roberto DAubuisson, quien murió de cáncer en 1992.

El legado del pastor…

Para mi Romero fue el hombre que personalizo lo que es ser un profeta dentro de nuestra iglesia, y un profeta a lo Isaías o lo Jeremías y esa calidad de profetismo es lo que hizo que su mensaje dure en el tiempo, Romero fue un profeta al estilo de los profetas del antiguo testamento” palabras del SJ Acacio Belandria

Su mensaje no fue para el momento, su mensaje fue para los tiempos, hoy en día cuando leo sus enseñanzas me asombro de la actualidad de las mismas” asegura el padre jesuita Acacio Belandria (QEPD), ex párroco del Nula del Municipio Páez Parroquia San Camilo, del Estado Apure en Venezuela, frontera con el Arauca Colombiano.

Para Belandria “Mons. Romero siempre fue un hombre de evangelio, y su prédica siempre estuvo dentro de este marco doctrinario, y esto no es más que en lo social la base de los derechos humanos, respeto, equidad, justicia social, respeto al ambiente, entre otras cosas

Porque evangelizar es buscar el reino de los cielos aquí en la tierra, bajo dicho principio la equidad social, es un principio fundamental que defendió hasta con su vida Mons. Romero, una deuda todavía no resuelta por la humanidad, por lo que su prédica está muy vigente” puntualizó el Padre Belandria.

La vida y obra de San Romero de América es tan grande que su legado cobija bajo el mismo techo al pastor, a la oveja y al lobo… y trascendió en Cristo…

Fue un 24 de Marzo de 1980, cuando mentes retrasadas y cobardes, asesinaron al pastor del pueblo salvadoreño Mons. Oscar Arnulfo Romero, por el simple hecho de decir la verdad.

En aquella época, El Salvador estaba sumergido en una terrible crisis social, las violaciones a los derechos humanos por aparte de los grupos armados, eran el pan de cada día de la población en general.

La Constitución de la República era un libro más que estaba guardado en algún lugar, era el tiempo en que las libertades humanas, no eran más que un sueño.

La única voz valiente que pedía libertad y justicia social era la de Mons. Oscar Arnulfo Romero y Galdámez, su mensaje representa todo el clamor de un pueblo que pedía justicia…

Su última homilía celebrada en la Catedral Metropolitana de San Salvador (capital de El Salvador) el domingo 23 de Marzo de 1980, es una verdad innegable que los sectores poderosos no quisieron escuchar.

…En nombre de Dios pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada vez más tumultuosos, les ruego, les ordeno en nombre de Dios, cese la represión….”

Aunque los brazos de la justicia nunca han llegado a los asesinos de Mons. Romero, el principal sospechoso de planear el crimen es el ya fallecido y fundador del partido de derecha, Alianza Republicana Nacionalista ARENA, el Mayor Roberto Dabuisson Arrieta, quienes gobernaron por 20 años de manera continúa.

Roberto Dabuisson hijo, actualmente diputado en la Asamblea nacional salvadoreña y dirigente de ARENA, asegura que los señalamientos en contra de su padre, fueron parte del populismo de la época. “Evidentemente los señalamientos fueron falsos, y se demostraron que eran mentiras, es mas en los informes no aparece ni el nombre de mi papá mencionado, y nunca investigado por que no hubo méritos para llevar esa investigación, no hubo causas, todo eso fue parte del populismo, ya que querían dañar la imagen de un partido naciente de la época, como era ARENA; la imagen de nuestro candidato a presidente que era mi papá

Pero sin embargo el Dr. Julio Samayoa, quien era el Ministro de Justicia de aquella época afirma lo contrario, este sostiene que todas las pruebas necesarias existían para establecer un juicio en contra del fundador de ARENA el Mayor Roberto Dabuisson, pero la amnistía que decreto la asamblea nacional, dominada en la época por ARENA y una polémica decisión de la Corte Suprema de Justicia, también dirigida por la misma derecha del país, sobre la declaración del testigo clave, fue lo determinante. “ Este quedo libre de cargos porque el órgano legislativo de la época declaro una amnistía, allí salvaron a los imputados, porque habían pruebas suficientes, además una polémica resolución de la corte que declaro sin lugar, el relato del testigo clave, Amado Garay -quien conoció todo el proceso para asesinar a Romero – detuvo la acción legal

Aunque su voz fue apagada ese 24 de marzo de 1980, su mensaje orientador crece y se multiplica como la semilla que cae en tierra fértil, afirma la Dra. Victoria Marina Velázquez de Avilés, Magistrada de La Corte Suprema de Justicia de El Salvador y una de las más connotadas abogadas del país. “Creo que es muy importante que el país y las naciones hermanas le sigan recordando como si el hecho hubiese ocurrido ayer, ya que él sembró una semilla de amor en este país, que todavía germina a pesar de los obstáculos

Para el sacerdote Arnoldo Rivera ex párroco de ciudad Barrios, en el oriental departamento de San Miguel, donde nación Mons. Romero, es del criterio que El Salvador hasta el momento no ha llegado al ideal que el pastor del pueblo predicaba. “Aquel ideal que Mons. Romero tenia, y que debemos superar; como es la injusticia social, las graves diferencias económicas aquí en el país, no se han superado, los pobres en el país van aumentando al igual que las injusticias, por lo que el mensaje de Mons. Romero perdura, y en El Salvador estamos lejos de concretar ese mejor mañana
El mensaje orientador de “La voz sin los sin Voz” lejos de caducar, cada día cobra más fuerza, en las bocas de los que día con día, buscan un mejor mañana, en todo aquel que persigue democráticamente una causa justa. El cuerpo desapareció, pero la luz que indica el camino a seguir, se hace más fuerte con el tiempo….

Bajo la luz de la predica de Romero

“Un periodista o dice la verdad o no es periodista…” Mons. Romero, Julio de 1979

A pesar de haber firmado la paz después de un sangriento conflicto bélico de más de 20 años, en El Salvador todavía no se superan las graves injusticias sociales, las cuales fueron denunciadas valientemente por Mons. Oscar Arnulfo Romero antes de ser asesinado.

Los hechos denunciados, con toda la razón como respaldo, están por resolverse. La igualdad entre los y las salvadoreñas, todavía es un sueño muy lejano.

Mons. Romero vive y no solamente en la mente de quienes lo recordamos, como el mejor orientador de la gente, siempre está presente en toda causa justa que alguien defienda.

Toda aquella persona o institución que realiza cualquier actividad apegado a un marco de respeto social, político, legal y económico; tiene la bendición de “San Romero de las Américas” Porque hablar de justicia social es hablar de aquel ve a todos por igual.

Un 2 de abril de 1978 y en el marco de sus famosas homilías Mons. Romero dijo “Es una lastima hermanos que en estas cosas tan graves de nuestro pueblo, se quiera engañar al pueblo, es lastima tener unos medios de comunicación tan vendidos a las situaciones, es lastima no poder confiar en la noticia del periódico, de la televisión o de la radio porque todos esta comprado, esta amañado y no se dice la verdad

¿Habrán hoy en día medios de comunicación social que estén en complicidad con sectores poderosos de las naciones? Que no les interese el bien colectivo y que buscan beneficiarse exclusivamente a sí mismos.

Un 29 de Julio de 1979 Mons. Romero se refirió a la profesión de comunicador social de las siguiente manera; “Un periodista o dice la verdad o no es periodista…”

Por Carlos A. Figueroa / Periodista y Productor radiofónico